Una momia de bebé cuzqueño