Controlar estados, sensaciones y experiencias inducidas a la carta es posible gracias a la optogenética