El jinete que se llevó el cuerpo de un difunto horas después de su entierro