La inexplicable experiencia vivida por un guardia civil en un sangriento tiroteo contra ETA