Las tres claves que nos demuestran que lo del Trastorno de Identidad Disociativa no es cosa de ficción