El ingenio detrás del coronavirus: los ciudadanos chinos utilizan bidones para protegerse por la falta de mascarillas