Desmontamos la hipótesis oficial del caso Dyatlov: “Sus cadáveres estaban en extrañas posturas, las cuencas de sus ojos vacías”