El miedo a los Aoroi, presente en los inquietantes rituales a los muertos prematuros