La fotografía de un agujero negro: la primera vez que tenemos la ocasión de ver lo invisible