“¡Cuidado, esto es una reliquia muy antigua!”: la reacción de los niños al ver una Game Boy