Las vaquillas, obligadas a saltar sobre la gente porque les bloquean la entrada