Carlos, el guardia civil que se salva in extremis por sus reflejos: “Fue innato, salté”