El estremecedor minuto de silencio, y la posterior ovación, del Martín Carpena a Chicho Sibilio