La furia del dragón está en Marc Gasol: Impide la canasta de Argentina con un gorro con dos dedos