¿Todo lo bueno tiene un buen final?