Una peculiar pedida de mano