‘Cabo Vadillo’ accede a las favelas más peligrosas de Río de Janeiro