Los Navarro han olvidado, incluso, cómo se usan los cubiertos