El disputado gasto de la campaña electoral