La corrupción política llega al teatro