Garzón, un caso fuera de lo normal