Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho cosas que te pasan cuando no bebes suficiente agua

Vaso de aguacuatro.com

Alrededor de un 75% de nuestra masa corporal está formada por agua que es fundamental para la circulación y la salud cerebral. Si no bebemos suficiente, el cuerpo empieza a fallarnos y se producen reacciones negativas en la salud.

Por suerte, aún es un recurso natural que tenemos a mano y también se puede obtener de frutas y verduras, informa mejorconsalud.com. Los síntomas que indican la deshidratación son los siguientes:
1. Boca seca: La deshidratación provoca una disminución de la producción de saliva que, a su vez, deja una sensación pegajosa y desagradable en la boca. El agua lubrica las  membranas mucosas de la boca y la garganta, esenciales para mantenerla saludable y libre de infecciones.
2. Sensación de sed: Puede producirse como síntoma de la resaca, ya que las bebidas alcohólicas deshidratan todo el cuerpo y bajan los niveles de energía. El cerebro envía estas señales de alerta para que le proporcionen los fluidos que requiere para su óptimo funcionamiento.
3. Ojos secos: Carecer de líquidos puede disminuir la capacidad de oxigenación y, a su vez, hace que los conductos lagrimales de los ojos se sequen.
4. Dolores en las articulaciones: el cartílago y los discos espinales que protegen las articulaciones están formados en un 80% por agua. El consumo diario de este líquido es esencial para evitar la fricción de los huesos y las lesiones en las articulaciones que  soportan el impacto de los movimientos cotidianos. La deficiencia de agua aumenta el riesgo de traumatismos, deterioro prematuro y enfermedades crónicas como la artritis.
5. Se reduce la masa muscular: Los músculos también están compuestos en gran medida por este líquido vital. Esto indica que, cuanta menos agua hay en el cuerpo, más fuerza pierde la masa muscular. La ingesta de agua antes, durante y después del ejercicio es fundamental. Mantiene activa la circulación y evita las alteraciones de los procesos inflamatorios a causa del sobresfuerzo físico.
6. Más riesgo de enfermedades: el beber agua es un hábito esencial para apoyar los procesos depurativos del cuerpo, mediante los cuales se remueven las toxinas. Sin este líquido los órganos no funcionan en buen estado y, de hecho, el sistema inmunitario presenta un fuerte debilitamiento.
7. Sensación de fatiga: La deshidratación no solo afecta el paso del flujo sanguíneo a través de las arterias sino que, además, impide que se oxigene el cerebro. Esto provoca fatiga o debilitamiento mental.
8. Enfermedades digestivas: El sistema digestivo sufre fuertes alteraciones cuando no se le proporciona suficiente líquido porque el agua apoya el movimiento intestinal y es necesaria para la evacuación normal de las heces. Sin una hidratación correcta, la mucosa estomacal se reduce e incrementa el riesgo de acidez, reflujo y gastritis.