Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer embarazada y sus dos hijos, intoxicados por comer carne con LSD

familia intoxicada,carne con LSD,Tampa,Jessica Rosado,Ronnie Morales,Walmart,LSDcuatro.com

La policía de Tampa, Florida, ha abierto una investigación, después de que una familia entera, incluyendo a una mujer embarazada y sus dos hijos fueran hospitalizados al ingerir carne contaminada con LSD. Los médicos tuvieron que adelantar el parto de la madre para evitar poner en riesgo la vida de ambos.

La familia de cuatro miembros consumió en la cena los filetes que compraron en un conocido supermercado próximo a su nueva casa, según ha publicado Tampa Bay Times .
Poco después Ronnie Morales empezó a sentirse mal y después su novia embarazada, de 31 años.
Poco después los dos hijos de la mujer, de siete y nueve años comenzaron a sufrir alucinaciones, mareos, aceleración del pulso y dificultad para respirar por lo que corrieron al Hospital St Joseph de la localidad.
La familia y las autoridades no tienen idea de cómo la droga pudo contaminar la carne que fue comprada envasada en una bandeja sellada sin aparentes señales de manipulación, según explicó la jefa de policía de Tampa, Jane Castor, en conferencia de prensa.
Los médicos tuvieron que inducir el parto a la mujer que dio a luz a un bebé sano. Los médicos creen que una sola vez de LSD no causará anomalías genéticas al niño".
Todos los miembros de la familia ya han sido dados de alta del hospital y han pedido privacidad.
El supermercado se ha ofrecido voluntariamente a someterse a un control sobre sus productos, aunque los resultados podrán saberse dentro de unas tres semanas.
La policía, por su parte, ha entrevistado a varios empleados del supermercado y están trabajando estrechamente con la dirección del mismo para encontrar alguna explicación a lo sucedido.
Un portavoz de la cadena de supermercados dijo que la carne había sido retirada de la venta por precaución y se habían puesto en contacto con su proveedor. Además de revisar los vídeos de videovigilancia de la tienda para encontrar alguna pista.
Asimismo, la policía investigó a la familia, que no tiene antecedentes penales y su casa fue registrada sin ningún resultado.