Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una bebé enferma sufre burlas después de que su madre subiera una foto a Facebook

Un bebé enfermo sufre innumerables burlas, después de que su madre subiera una foto a FacebookInformativos Telecinco

Una niña de dos años de Carolina del Sur (EEUU) recibe innumerables burlas después de que su madre le tomara varias fotos en su fiesta de cumpleaños y luego las compartiera en Facebook. En pocos minutos, la imagen de la pequeña circulaba en forma de 'meme' por tadas las redes sociales. La familia tiene el corazón roto ante todos los montajes y burlas que han hecho de la apariencia de su hija.

“Mi bebé no es un monstruo”. De esta forma Kyra Pringle, de Carolina del Sur (EEUU), criticaba a todos los que se habían atrevido a burlarse de la apariencia de su pequeña de dos años, tal y como publica Mirror.
Mariah Anderson nació con el Síndrome de Duplicación del Cromosoma, una condición genética rara que reduce sus habilidades motoras y su esperanza de vida.
El pasado sábado, Mariah cumplió dos años. Durante la fiesta de cumpleaños, la madre tomó varias fotografías de la pequeña con su teléfono móvil, para luego compartirlas en las redes sociales. Kyra Pringle no sabía la crueldad con la que algunos iban a recibir la instantánea.
En pocos minutos, la fotografía de Mariah comenzó a circular por miles de personas en Facebook. Incluso llegaron a generar ‘memes’ burlándose de la apariencia física de la pequeña. La familia no daba crédito de lo que estaban viendo.
“No es un monstruo, pensáis que es divertido que la comparen con un duende, pero no es gracioso, es un niño real, es mi hija”, contestaba Kyra Pringle furiosa a todas las burlas de su hija.
El Síndrome de Duplicación del Cromosoma sólo se diagnostica en niños pequeños. La esperanza de vida de los últimos 120 casos conocidos es de 12 años.