Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

10 consejos para calmar la ansiedad que provoca comer comida grasienta

Comida grasientacuatro.com

Los alimentos con alto contenido en grasa suelen ser para muchos los más deliciosos, por eso siempre cuesta saber cuándo hay que parar de comerlos. Patatas fritas, hamburguesas o, entre otros, dulces pueden provocar ansiedad por su ingesta, pero existen varios consejos que pueden ayudar a calmarla.

Una investigación de la Universidad de California, según informa Noticias24, afirma que los alimentos que contienen muchas grasas son altamente adictivos porque al comerlos el intestino produce endocanabinoides, una sustancia similar a la marihuana que envía una señal al cerebro y provoca ansiedad, por lo que se continúan comiendo.
Está claro que comer alimentos con alto contenido en grasas es perjudicial para la salud, por eso hay que conocer algunas recomendaciones que ayudan a calmar la ansiedad que genera el ingerir alimentos grasientos.
1-Masticar la comida al menos cuarenta veces antes de tragarla. Ayuda a mejorar la sensación de saciedad, ya que la acción de las glándulas salivales engañan al cerebro para parecer que se ha comido una cantidad mayor.
2-Toma batidos de frutas dulces con semillas de lino. Estas contienen cinco veces más de fibra que la avena.
3-Si quieres picar entre horas, toma fruta.
4-Antes de ingerir una comida grasienta es recomendable tomar una ensalada o verduras, ya que así se consumirá menos cantidad de alimentos con grasas.
5-Los aguacates y las nueces son dos grandes aliados para luchar contra la ansiedad de querer ingerir más productos grasientos.
6-Es importante ingerir agua, esta ayuda a que la sensación de estar lleno sea mayor.
7-Cocina siempre con aceita de oliva, es más sano que cualquier otro tipo de aceite.
8-Cambia los frutos secos fritos por los frutos secos tostados o crudos.
9-Utiliza el horno para cocinar productos que harías fritos (empanadillas o croquetas).
10-Si consumes quesos, que sean bajos en grasa y sal.