Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un bebé duerme durante días y lucha por mantenerse despierto

DL_a00704122_001telecinco.es

Le han apodado la "Bella Durmiente" de la vida real. La primera vez que cayó en este sueño tan profundo tenía seis meses de edad y desde entonces la pequeña puede dormir durante días y no despertarse.

Anya Metyolkina se quedó dormida durante toda una semana sin tan siquiera despertarse para pedir comida después de haberla llevado al hospital. Su madre cuenta que la llevaron a casa pero "al día siguiente se durmió de nuevo y no pudimos despertarla", recoge Mirror.
Desde entonces, la pequeña de 18 meses de edad duerme durante días y sólo a veces se mantiene despierta, en total unas 12 o 20 horas a la semana. No come ni bebe cuando está dormida y es imposible despertarla, según indican los informes médicos.
Anya ha pasado todos los días, a excepción de cuatro, en el hospital con los médicos. Los especialistas están tratando de averiguar qué le pasa pero admiten estar totalmente confundidos con lo que le ocurre a la niña.
Hay una enfermedad rara conocida como síndrome de Kleine-Levin (KLS), un trastorno neurológico complejo caracterizado por períodos recurrentes de cantidades excesivas de sueño, comportamiento alterado, y una comprensión reducida del mundo.
Este síndrome se conoce también como Síndrome de la Bella Durmiente. Sin embargo, los médicos afirman que esta enfermedad afecta en mayor medida a los varones y que, aunque sólo la tiene una persona entre un millón, es absolutamente inusual en bebés.

De momento, creen que Anya tiene este síndrome pero su causa aún se desconoce. Los médicos rusos han dicho a los padres de Anya que no pueden diagnosticar la razón de su "hipersomnia" a pesar de haberle realizado multitud de pruebas.

"No es un coma, es un sueño normal", dijo su madre, que ha enseñado a su hija a caminar en sus breves períodos de vigilia. "Después del sueño tiene fiebre, su cara se pone roja, y ella comienza a temblar." Y añade que "los médicos establecieron que los latidos y la respiración de Anya disminuyen drásticamente cuando duerme".
En un principio, los médicos pensaron que la pequeña sufría meningitis o encefalitis pero las pruebas muestran que tanto su cerebro como su sistema nervioso están en perfecto estado. Su madre cuenta que también se pensó en problemas de corazón, pero todo estaba bien.
La doctora infantil Polina Volkhina dijo: "Estamos tratando de restablecer su pulso para hacer que el corazón funcione correctamente y evitar que la niña se duerma".
Los padres de la pequeña Anya han decidido hacerlo público para que expertos de todo el mundo puedan ayudar a esclarecer lo que le está ocurriendo.