Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jimena de la Frontera, un pueblo sin interventor que no puede pagar nada

Son las tres patas de la administración municipal: el alcalde, el tesorero y el interventor. Pero en Jimena de la Frontera, la silla del interventor está vacía desde el 8 de noviembre. "Nos falta el interventor, y al faltar una de las firmas no podemos ni realizar un pago de nóminas o cualquier chincheta que compremos", señala el alcalde.

Y no es por falta de dinero. "El dinero está en la cuenta bancaria, y no hay ningún problema de este tipo. Pero no tenemos quién firme", señala el tesorero de la localidad. Y no pueden pagar ni las facturas, ni las nóminas de los funcionarios. No pueden ni pagar las ayudas a los más necesitados. El ayuntamiento ya ha pedido que se cubra la plaza, pero puede tardar hasta tres meses.