Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La increíble historia de Gennet Corcuera

Gennet Corcuera no ve ni oye más allá de donde llegan sus dedos. Sordociega de nacimiento fue abandonada en un orfanato etíope. La adopción le trajo a España donde aprendió a comunicarse tocando objetos, hasta comprenderlos. Su tesón le ha llevado a vivir sola y a estudiar Educación Especial hasta convertirse en la primera persona española sordociega licenciada. Ahora esas manos, las de Alessandra, su mediadora, se han convertido en sus ojos. Juntas se irán a Sevilla donde a Gennet le espera otro reto. Ha encontrado trabajo. Gennet está llena de vida. Su historia la ha inmortalizado el fotoperiodista Fernando Sánchez Alonso. Desde su coquetería hasta la felicidad de los pequeños detalles. Quizás esa valentía que atesora le lleve a ver más allá de lo que tocan sus manos. Otras manos, las de los mediadores, le han ayudado a terminar los estudios de Educación Especial. A convertirse en la primera persona española sordociega licenciada. Su tesón le llevó a la universidad donde se licenció en Educación Especial. Gennet se convertía en la primera persona sordociega licenciada de España. Ahora afronta un nuevo reto. Ha encontrado trabajo. De la mano de Alessandra, su mediadora. Lo que aparentemente es un baile de manos es, en realidad la vía de comunicación que ha hecho posible que Gennet se convirtiera en la primera sordociega de nacimiento licenciada.