Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lección de vida de Claudio, un brasileño que nació con la cabeza al revés

claudio, brasileño, cabeza al revéscuatro.com

Claudio Vieira de Oliveira nació con una discapacidad física grave. Apenas podía respirar debido a la posición de su cabeza que está al revés. Los médicos informaron a la madre que era muy poco probable que sobreviviera en esas condiciones. Este brasileño ahora tiene 37 años y se gana la vida dando charlas y conferencias sobre cómo superar las adversidades.

Claudio Vieira de Oliveira apenas puede usar sus manos y su vida parecía que iba a ser un infierno, según ha publicado The Huffington Post.
Este hombre, que vive en Monte Santo, Brasil, ha estudiado contabilidad, puede realizar múltiples tareas que mirándolo parece imposible.
"He aprendido a encender el televisor, usar mi teléfono móvil, encender la radio, uso  el ordenador, todo lo hago por mí mismo," cuenta Claudio Vieria.
Para ello, usa un boli que coloca en su boca y de esta manera mueve el ratón y utiliza su móvil.
Su madre, María José, cuenta que cuando nació todos pensaban que el bebé moriría, porque "apenas podía respirar".
Los médicos le diagnosticaron artrogriposis congénita, múltiples contracciones conjuntas en las piernas y los brazos que impide que pueda extender las extremidades correctamente.
Sin embargo, Claudio, lleva una vida lo más normal posible. "Claudio es igual que cualquier otra persona. Así es como fue criado en esta casa. "Nosotros nunca tratamos de arreglarlo y siempre quería que hiciera las cosas normales que hacen los demás."
El hombre, que se dedica a dar charlas y conferencia contando su historia de superación asegura que "a lo largo de mi vida tuve la oportunidad de adaptar mi cuerpo al mundo, no me veo a mí mismo como diferente Soy una persona normal..."