Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae en Cataluña una banda de prestamistas que estafó al menos 360.000 euros

Los Mossos d'Esquadra han desarticulado a una organización de prestamistas que estafó al menos 360.000 euros, y han detenido como presuntos miembros a nueve personas: tres mujeres de entre 30 y 52 años, de nacionalidades española, venezolana y brasileña, y seis hombres españoles de entre 25 y 60 años, todos vecinos de Montsonís-Foradada (Lleida), Matadepera, Terrassa y L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

La investigación comenzó en octubre de 2013 a raíz de la denuncia del propietario de un concesionario de vehículos de Deltebre (Tarragona), que aseguró que terceras personas estaban haciendo uso de su negocio de forma fraudulenta para financiar coches irregularmente.
La policía ha determinado que la banda prestaba dinero a personas con necesidades económicas, que contactaban con ellos tras encontrar una oferta de créditos personales de rápida disposición en Internet.
El grupo ofrecía a las víctimas simular la compra de un coche para obtener un préstamo de una entidad financiera, y se les cobraban elevadas comisiones.
En muchos casos, los detenidos utilizaban una misma financiación para obtener varios créditos, así como otras argucias para evitar que las entidades financieras no pudieran ejercer su derecho de disponibilidad si no se le devolvían las cuotas mensuales.
Las estafas se realizaron en varias zonas de España, y aunque la policía había estimado en 360.000 euros el dinero defraudado, tras analizar la documentación intervenida esta cuantía podría aumentar considerablemente, han matizado.
Los integrantes de la banda fueron detenidos el 9 de noviembre y pasaron a disposición judicial del juzgado de instrucción número 2 de Tortosa (Tarragona), tras lo que han quedado en libertad con cargos con la obligación de entregar el pasaporte y de personarse en el juzgado regularmente.