Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rescatan a 55 niños esclavos sexuales en Colombia

Sean Reyes, fiscal general de UtahREUTERS

El fiscal general del estado estadounidense de Utah, Sean Reyes, ha revelado detalles de una misión secreta coordinada con las autoridades de Colombia para rescatar a más de 55 niños que eran sometidos como esclavos sexuales en una isla frente a la costa caribeña del país sudamericano.

Reyes ha explicado que se hizo pasar por guardaespaldas y traductor de un pequeño grupo de falsos inversores ricos para lograr detener a los integrantes de este grupo criminal, sospechoso de tráfico de menores. La operación habría sido iniciada gracias a datos recopilados por una ONG con sede en Utah que trabaja con la Policía para combatir el tráfico sexual de niños en todo el mundo de habla hispana

El operativo, que se desarrolló el pasado mes de octubre, contaba con el apoyo de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos, según ha explicado Reyes, que ha añadido que dos investigadores del Departamento de Seguridad Nacional estadounidense también estuvieron presentes.

En el engaño contra los criminales, los supuestos hombres de negocios presentaron un plan para construir un hotel sexual infantil en las Islas del Rosario, un archipiélago al suroeste de la ciudad turística de Cartagena, en Colombia

En un vídeo difundido por la oficina del fiscal se puede observar como miembros de las fuerzas de seguridad de Colombia llegan el lugar de la reunión en barco y ordenan a todos, incluidos Reyes y el resto de personas que estaban "actuando" junto a los delincuentes, echarse al suelo a punta de pistola

"Lo más difícil de todo era estar allí escuchando a estos traficantes, tenerlos con nosotros en un tono amable y que pensaran que todos éramos amigos y socios", ha recordado Reyes --padre de seis hijos--, que espera poder llevar a Estados Unidos a los acusados, "para que se enfrenten a un juicio y sufran las consecuencias de sus prácticas depravadas"