Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Litvinenko suministró datos al CNI sobre la mafia rusa antes de su muerte

Alexander Litvinenkocuatro.com

El disidente ruso y exagente de la KGB Alexander Litvinenko, que murió envenenado por polonio-210 (una sustancia radiactiva) en 2006, era un agente del MI6 --servicios secretos británicos-- y trabajaba para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a través de la entrega de información sobre la participación de Moscú en el crimen organizado en el momento de su fallecimiento, según han dicho dos abogados en una audiencia previa a la investigación judicial del caso.

En este sentido, el abogado de la viuda de Litvinenko, Ben Emmerson, ha dicho al juez de instrucción, Robert Owen, que Litvinenko "estaba involucrado en la facilitación de información al CNI datos sobre personas involucradas en el crimen organizado, es decir, sobre la mafia rusa, en el país". Asimismo, ha añadido que los pagos del MI6 y el CNI a Litvinenko fueron depositados directamente en la cuenta conjunta de Litvinenko y su esposa, Marina.
Emmerson ha señalado que, cuando se encontraba agonizante en el hospital, Litvinenko facilitó el dato de un enlace con el MI6 que utilizaba el pseudónimo 'Martin'. Al parecer, entregó el número de teléfono de este enlace a un agente de la Policía metropolitana y sugirió que siguiera la pista, aunque no desveló que fuera agente del MI6.
"Sin duda alguna, 'Martin' será uno de los testigos en este proceso, una vez se comunique su identidad", ha dicho Emmerson a Owen. Asimismo, ha relatado que Litvinenko telefoneó a uno de los principales sospechosos en el crimen, Andrei Lugovoi, para comunicarle que no se encontraba bien y que no podría viajar a España, un viaje en el que, al parecer, el objetivo era entregar a las autoridades españoles datos sobre la mafia rusa y su vinculación con el Kremlin y el presidente del país euroasiático, Vladimir Putin.
El caso contra Lugovoi se centra en una reunión que mantuvo junto a Litvinenko y otro ciudadano ruso, Dimitri Kovtun, en el hotel Millenium de Londres el 1 de noviembre de 2006, cita en la que, supuestamente, se introdujeron sustancias venenosas en el té que bebió el exagente del KGB. Tanto Lugovoi como Kovtun niegan su responsabilidad en la muerte.
En cuanto a la información facilitada a España, Emmerson ha destacado que Litvinenko entregó datos al fiscal español José Grinda González bajo la supervisión de un enlace español que trabajaba bajo el pseudónimo de 'Uri'. En este sentido, ha citado un cable de la Embajada estadounidense publicado en 2010 por Wikileaks, en el que se relata un encuentro entre Grinda y funcionarios estadounidenses en Madrid el 13 de enero de ese mismo año.
Emmerson ha resaltado que, en el mismo, el fiscal español citó datos de Inteligencia facilitados por Litvinenko para defender el control ejercido por los servicios de Inteligencia rusos del crimen organizado en el país euroasiático.
Durante la vista, el asesor en el proceso, Hugh Davies, ha asegurado que se puede establecer una presunción 'prima facie' en cuanto a la culpabilidad de Moscú en el fallecimiento de Litvinenko, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.
Por otra parte, y en oposición a la postura defendida por Davies, Emmerson ha subrayado que la investigación ha de tener en consideración si el Gobierno británico fue culpable de fracasar a la hora de proteger a Litvinenko, argumentando que "el mero hecho de que existiera una relación entre él y el MI6" ya supone una obligación para Londres para garantizar su seguridad, al estarle pidiendo que llevara a cabo "operaciones peligrosas".
El asesor del Ministerio de Interior en representación del MI6, Neil Gardam, ha apuntado que el Ejecutivo británico no hará comentarios sobre las afirmaciones de que Litvinenko fuera un agente a su servicio. "Es central para la viuda de Litvinenko que su marido fuera un empleado de los servicios de Inteligencia británicos. Es algo sobre lo que no voy a comentar nada. No puedo confirmarlo ni negarlo", ha resaltado.