Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un policía de Nueva York planeaba violar, matar y cocinar a unas 100 mujeres

Giberlto Valle planeaba violar, matar y cocinar a unas 100 mujeresFacebook

Un policía de Nueva York planeaba secuestrar, violar, matar y cocinar a un centenar de mujeres cuyos datos almacenaba en su ordenador. Gilberto Valle, de 28 años, ha sido detenido en su casa de Forest Hills (Queens) por agentes del FBI y de la Policía de la ciudad que le investigaban desde hace meses.

Según informa la fiscalía, Gilberto Valle tenía guardadas en su ordenador las fichas de unas 100 mujeres, en las que figuraba el nombre, una fotografía y datos con su dirección y descripción personal. Los investigadores creen que obtuvo parte de esta información de la base de datos de la policía.
El diario británico, The Sun, informa de que fue la ex mujer del agente la que alertó a la policía del material que Valle guardaba en su ordenador.
"En septiembre de 2012, el FBI tomó conocimiento de que Gilberto Valle, el acusado, un oficial de policía de Nueva York, estaba enviando correos electrónicos y mensajes desde su ordenador personal discutiendo planes para secuestrar, violar, torturar, matar, cocinar y comer partes de mujeres", afirma la denuncia.
Vigilaba a sus pontenciales víctimas
Valle vigilaba a sus potenciales víctimas, las vigilaba en sus casas y en su trabajo. Además, investigó distintos medios para drogarlas y localizó a terceras personas que las secuestraran a cambio de una suma de dinero.
En una de las conversaciones interceptadas a Valle, un individuo no identificado le pregunta a Valle "¿cómo de grande es tu horno?", a lo que el policía contesta: "Lo suficientemente grande para meter a una de esas chicas si le doblo sus piernas".
El agente de policía está acusado de varios cargos, el principal de ellos "secuestro", que le puede costar prisión de por vida y una multa máxima de 250.000 dólares o dos veces el dinero exigido como rescate.