Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía destapa una empresa tapadera de la Gürtel para recaudar comisiones urbanísticas

Francisco Correacuatro.com

Los últimos informes de la UDEF destapan nuevas operaciones millonarias de la trama Gürtel que estarían, según la policía, dirigidas desde la empresa Narciso 22 propiedad de Jesús Calvo Soria. Los investigadores insisten en que Narciso 22 es parte de la trama Gürtel y Calvo Soria un trabajador de Correa. El empresario Calvo Soria, ex gerente de la Universidad Complutense muy próximo al PP ya se encuentra imputado en el sumario por blanqueo como presunto testaferro de Correa.

Los informes de la policía advierten como el entramado de empresas que giraban en torno a Narciso 22 consiguió recaudar 10 millones de euros a través de presuntas comisiones y negocios irregulares en, como no, el municipio de Boadilla del Monte.
El modus operandi que describe la policía es la adquisición por Narciso 22 de las mejores fincas en condiciones inmejorables y gracias a la intervención del equipo del ayuntamiento de Boadilla cuando era su alcalde Arturo González Panero también imputado en la Gürtel. Las comisiones gestoras de los planes urbanísticos de más de 6.000 viviendas de Boadilla obligaban a los auténticos propietarios del suelo a que Narciso 22 gestionara el proceso a cambio de un porcentaje del 2% del suelo. Así la trama de Correa se hacía con el suelo. Inmediatamente los terrenos se revendían multiplicando su precio de salida arrojando beneficios millonarios para la trama Gürtel. Aunque los informes policiales no lo dicen directamente, los abogados de las acusaciones en el caso hablan abiertamente de chantaje a los propietarios del suelo y las constructoras.
El paso siguiente, según la policía, sería el reparto de beneficios a los cabecillas de Gürtel tras operaciones urbanísticas irregulares que perjudicaron los ingresos del Ayuntamiento de Boadilla del Monte y multiplicaron el precio de las viviendas a los futuros compradores.
No acaba aquí el asunto. La policía, al destapar está nueva empresa para recaudar comisiones urbanísticas, también descubrió que esta sociedad Narcisos 22 vendió parte de los terrenos al arquitecto Leopoldo Arnaiz contratado por el Ayuntamiento de Boadilla precisamente para desarrollar el plan urbanístico del municipio en esas fechas. Es decir, el arquitecto del proyecto también era propietario del suelo que él mismo gestionaba. Arnaiz, al que las acusaciones llaman “el arquitecto de cabecera del PP de Madrid” está imputado en otros tres procesos por estafa, fraude, y blanqueo.