Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La polícía acusa al camarero Casillas, el héroe del 25-S, de "querer hacerse famoso"

El encargado de la cafetería Prado se enfrenta a los antidisturbios Foto: @javijuliophoto@javijuliophoto

El Sindicato Unificado de la Policía ha defendido la actuación de los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) en el bar Prado durante los disturbios posteriores a la manifestación del 25-S de 'Rodea el Congreso' y ha acusado al camarero Alberto Casillas de "querer hacerse famoso". El camarero saltó a la fama por supuestamente proteger ese día a unos manifestantes evitando la entrada de los antidisturbios en su bar, ubicado en los alrededores de la plaza de Cánovas del Castillo.

Así, según ha destacado el SUP, la Policía estaba desplegada por la calle ante una masa de cientos de personas y pasó por delante del bar Prado "sin intentar entrar al interior en ningún momento".
Apuntan que cuando los agentes pasaron los manifestantes del interior de la cafetería "intentan provocar a los policías con gritos reiterados de 'Aquí no entra la Policía'". "Pero la Policía no les hizo caso y en ningún momento intentó entrar en el bar", añaden.
En ese momento, y según ha detallado el sindicato en un comunicado, "empiezaron a caer piedras y botellas y el del bar se puso a gesticular en la puerta acaparando la atención de los fotógrafos".
"Entonces empezó a caer una lluvia de botellas y piedras hacia la zona. Varios policías hicieron piña frente al bar para protegerse y el del bar empiezó a gritar insistentemente 'No tiréis piedras', haciendo aspavientos para proteger la fachada de su bar de los ataques de los manifestantes, que no de la Policía", ha añadido.
"En un momento dado, cayendo piedras de gran tamaño, el del bar salió muy alterado dirigiéndose hacia los manifestantes, exponiéndose. El jefe del pelotón de policías le dijo que se metiera para dentro para protegerse, incluso llegando a meterlo él mismo con la ayuda de otros agentes para dentro del bar", prosigue el Sindicato Unificado de la Policía.
Por todo ello, el SUP tacha de "manipulación indigna y miserable" lo contado hasta ahora del suceso y pide que se muestre "la verdad". Además, reprocha a Casillas que se encuentre "cómodo en lo alto de la ola" y que "se apunte a la película".