Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivero advierte a Rajoy de que se enfrenta a una "ruptura de las relaciones" con Canarias

El presidente canario, Paulino Rivero, ante los mediosEFE

El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha advertido al presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, de que si no interviene en el tema de las prospecciones de hidrocarburos en aguas cercanas a Canarias y toma decisiones distintas para Baleares y Canarias, se enfrenta a una "ruptura de las relaciones institucionales" entre las administraciones central y regional.

"Si llegamos a la conclusión de que por motivos políticos se resuelve una declaración medioambiental negativa para Baleares, que es lo que se está avanzando, y deja tirado a los canarios, tiene todos los números, todos los boletos, para que se produzca una ruptura de las relaciones institucionales", aseveró durante una comparecencia extraordinaria ante los medios de comunicación en la sede de Presidencia del Gobierno en la capital grancanaria.
Ello se produce después de que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo autorizara a Repsol los sondeos exploratorios en los permisos de investigación de hidrocarburos denominados 'Canarias 1' a 'Canarias 9', situados en el océano Atlántico, frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote.
Rivero remarcó que ha mostrado "lealtad y respeto" institucional todo este tiempo, de una manera que consideró "inquebrantable", pero sostuvo que el "desprecio" recibido sin ni siquiera "la mínima cortesía institucional" de avisar del anuncio de ayer, les sitúa en un escenario de riesgo en las relaciones Canarias-Estado.
“Canarias no está en venta”
"Un asunto de esta controversia que no merezca una mínima atención para comunicarlo previamente, además a mediados de un mes como agosto, es prueba de ese desprecio. Queriendo llevar este asunto a cabo como si fuéramos una colonia del siglo pasado. Los canarios no lo vamos a permitir", remarcó.
"Canarias no está en venta", dijo el presidente, quien insistió preguntado por la posible fiscalidad que anunció el ministro José Manuel Soria para las islas: "Canarias no se vende, sino que se defiende". Explicó, de hecho, que el tema de las prospecciones "no se puede encauzar con compensaciones económicas".
"Esto no es un mercadeo, no es un regateo, sino un asunto de fondo que es el modelo económico de Canarias", sostuvo. "Ese dinero se pone en la balanza con las decenas de miles de puestos de trabajo y los 13.000 millones de euros de la actividad turísticos en Canarias y no hay color", dijo.
Así, acusó a Soria de estar "sembrando tempestades entre las relaciones de la sociedad canaria con el Gobierno de España". "La gravedad de este asunto, de este divorcio de una parte muy importante de la sociedad con el Gobierno de España hace imprescindible la intervención de Rajoy", insistió.