Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No somos conscientes del precio que pagamos por la desigualdad"

Entrevista a Joseph Stiglitz por Rebeca Gimeno

Joseph Stiglitz lleva años alertando sobre el nefasto resultado de las políticas de austeridad emprendidas en Europa. Para este premio Nobel de economía, la situación actual era totalmente previsible. Esta es una de las razones por las que este economista se considera, de alguna manera, un indignado más.
Admite, sin embargo, que las opciones de España en el terreno económico son más bien limitadas. "El problema que tiene España es que cedió mucha soberanía cuando se unió al euro. Y ahora parece que las decisiones se están tomando por uno, dos o tres países, en lugar de por la eurozona en su conjunto." Para Stiglitz la única salida es "convencer a Europa: conseguir que se ponga en marcha una solución a nivel europeo". 
Pero los gobiernos deberían también corregir las enormes desigualdades que ha dejado al descubierto esta crisis. Nunca desde la Gran Depresión, asegura el Nobel, se habían visto estos niveles de desigualdad. "El 1% de la población tiene lo que el 99% necesita". En su último libro "El precio de la desigualdad", Stiglitz desgrana las causas que han provocado este incremento de las diferencias en la población. Un problema sobre el que todavía no somos muy conscientes, reconoce, "pero por el que estamos pagando un enorme precio desde el punto de vista económico, social, político...
Los sistemas democráticos han pasado de regirse por una persona, un voto a un dólar, un voto, sostiene Stiglitz. "EE.UU. se ha convertido en el país industrializado con mayor nivel de desigualdad y con la menor igualdad de oportunidades". Los políticos han ayudado a que los ricos sean todavía más ricos. "A la mayoría de los políticos los han terminado convenciendo. Al final, si pasas mucho tiempo hablando con los banqueros, terminas pensando como uno de ellos", concluye Stiglitz.