Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joaquín Almunia urge a alcanzar el mercado único energético en Europa

Joaquín Almunia urge a alcanzar el mercado único energético en EuropaInformativos Telecinco

El vicepresidente de la CE y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha urgido a que Europa sepa dotarse de un mercado único energético para evitar tres peligros: un gran encarecimiento de la energía, "problemas serios de seguridad energética" y la gran dependencia del gas ruso en algunos países.

Joaquín Almunia, vicepresidente de la CE y comisario de Competencia,  ha abierto la última jornada de la XXX Reunión del Círculo de Economía con un debate sobre el futuro de Europa que ha compartido con el expriministro italiano Enrico Letta; la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol; el consejero delegado de OHL, el exministro Josep Piqué, y el director de la Fundació Racc, Miquel Nadal.
"Tenemos 28 mercados energético, no uno", Almunia, que no ve perspectivas de avanzar hacia un mercado único de la energía, lo que, además, impediría seguir avanzando contra el cambio climático porque habría que anteponer las necesidades primarias de la oferta energética y los precios.
También el presidente de Repsol, Antoni Brufau, lamentó el viernes, en la Reunión del Círculo, que Europa no tenga un mercado único de energía: "Europa debería establecer una estrategia conjunta y asumir un coste conjunto", ha asegurado.
Almunia también ha considerado evidente que debe reforzarse la agenda de política exterior: "Ucrania está ahí para recordárnoslo. No podemos ignorar el desafío enorme que tenemos para nuestra seguridad por primera vez, al menos, desde el final de la Guerra Fría".
Almunia ha argumentado que la situación de Ucrania, por motivos históricos, pero también por las consecuencias sobre la política energética que se pueden manifestar la próxima semana si no mejora la situación, "puede haber una reacción que lleve a un 'shock' energético y que deje a países europeos en una situación muy difícil".
Crisis y oportunidades
Almunia ha constatado que la crisis continúa aunque la economía presenta signos de mejora, y ha añadido que el paro no se resolverá hasta que haya crecimiento: "Si queremos crecimiento, una vez producidos los ajustes macroeconómicos, hay que ver dónde está la inversión, la financiación de la inversión y la demanda para lo que se va a invertir".
Ha sostenido que la financiación está en vías de solución, y en cuanto a la inversión ha apuntado que hay que encontrar la manera de llenar las carteras de quienes pueden invertir, ya que hay oportunidades a nivel europeo bastante claras, como las infraestructuras físicas, energéticas y las relacionadas con las telecomunicaciones y la era digital: "Ofrecen parte importante de la solución".
"Hace falta voluntad política", según él, y ha indicado que la Zona Euro está en vías de solucionar el desajuste fiscal y el de las balanzas por cuenta corriente de países de la periferia, pero tiene un problema de superávit exterior.
Así, ha explicado que la zona euro tiene un problema de exceso de ahorro que no se está utilizando para invertir, lo que genera un gran interrogante: "No veo de dónde va a salir la capacidad de crecimiento para salir de la crisis y no estar al borde de la deflación. Éste es el desafío más urgente que van a tener las nuevas instituciones europeas".
Futuro político
Ante la próxima legislatura europea, ha lamentado que en las elecciones se confirmaron los peores presagios con el alza de la extrema derecha y el antieuropeísmo: eso comporta riesgo de la unidad europea y de la democracia, porque parte del electorado "empieza a no compartir valores fundamentales de la democracia".
Aunque ve que las cuatro grandes familias políticas de la Eurocámara seguirán decidiendo, cree que el discurso de extrema derecha y antieuropeísmo puede "ir contaminando", de manera que se pregunta hasta qué punto se van a dejar influir los grandes grupos y cómo eso puede afectar al sistema público y al sistema de libertades europeo.
Sobre la desafección ante las instituciones europeas, hay dicho que incluso muchos partidos mayoritarios proeuropeos "han cedido a la tentación de criticar a Bruselas a ver si pueden arañar por un lado o por otro", en vez de admitir ante la opinión pública que muchas de las decisiones de la Eurocámara las han tomado ellos con sus eurodiputados.
También se ha preguntado cuántos consejos europeos han tomado conclusiones que después se han transmitido a cada país "sólo en clave nacional", por lo que los ciudadanos no lo entienden bien y nadie les explica las ventajas de haber decidido algo en común desde Bruselas, de manera que la gente podría entender las ventajas de compartir soberanía.
Tras el debate, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el del Círculo de Economía, Antón Costas, cerrarán la XXX Reunión del ente catalán de empresarios, patrocinada por KPMG, La Caixa e Indra.