Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcohol y las drogas pasarán de atenuantes a agravantes en los casos de violencia de género

La ley de violencia de género sigue creciendo y desarrollándose. En esta ocasión, un informe de la subcomisión parlamentaria que la ha estudiado en el último año, va a aprobar que la drogadicción y la alcoholemia sean consideradas agravantes en vez de atenuantes como hasta ahora.
Se quiere interpretar la ley de violencia de género con los mismos parámetros que los delitos de tráfico. Es decir, si un conductor bebido o drogado comete una infracción de tráfico, esas circunstancias son agravantes y no atenuantes. Lo mismo pasará con los agresores.
Además, el documento exige también que, en caso de condena firme, los maltratadores pierdan la custodia de los hijos y el régimen de visitas por esas causas; que se regulen por ley los puntos de encuentro; que no se reconozca el síndrome de alineación parental y que la orden de protección se haga extensiva a los menores.