Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Camps investigado por el uso privado de chóferes

Los conductores oficiales de la Generalitat Valenciana han denunciado al gobierno Camps por abusar del "coche oficial" para actos privados como "llevar a misa a los responsables políticos, recoger a sus hijos del colegio o llevar la paella del domingo a un chalet". En la reaclamación a la que ha tenido acceso Noticias Cuatro, 31 de los 35 conductores oficiales afirman que están realizando hasta 1.000 horas extras anuales para atender los actos privados a los que acuden los responsables del gobierno autonómico.
Según su denuncia, el parque móvil de la Generalitat se ve sometido a irregularidades que obligan a los chófers a "no fichar para que no haya control de horarios" y a saltarse un régimen de vacaciones que, si se aplicara, permitiría a algunos conductores librar durante los próximos meses.
La Inspección de Trabajo se dirigió el pasado martes ya a los chóferes a los que comenzará a citar en los próximos días para analizar la situación. El parque móvil de la Generalitat Valenciana consta de 160 vehículos oficiales.

A misa en coche
Las denuncias recogen el uso del coche oficial para actos privados como "ir a misa todos los domingos", algo que, según los sindicatos que plantean la reclamación, se recoge en los partes de uso del Conseller de Bienestar Social del Gobierno Camps, Juan Cotino. Además denuncian que tienen que realizar horas extras para recoger a los hijos de algunos responsables polçiticos "del colegio o llevar la paella del domingo a un chalet".