Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos siete trabajadores del aeropuerto de El Prat por introducir cocaína en España

Alijo de cocaínaReuters
La Guardia Civil ha detenido este martes a 13 personas, siete de ellas trabajadores de limpieza y de 'handling' en el aeropuerto de El Prat, Barcelona. Se trata de seis colombianos, cuatro españoles, un mexicano, un chileno y un peruano que introducían cocaína desde Colombia y Venezuela en sus maletas y en bolsas escondidas en los lavabos y la basura del avión. En el arresto han sido intervenidos siete kilos de cocaína.
Los trabajadores de los aeropuertos de origen, en Colombia y Venezuela, que estaban siendo investigados por las policías de sus países, escondían la droga en el avión o la llevaban en su equipaje, y evitaban que pasaran los controles aduaneros sacándola en camiones de basura, para luego recogerla una vez fuera del aeropuerto.
Seis de los detenidos ya están en prisión y el resto imputados a la espera del juicio. La mayoría tienen antecedentes por tráfico de drogas y robo.
La organización "más grande"
La infraestructura fue creada hace dos años por un trabajador del aeropuerto que fue captando miembros entre el personal, muchos con problemas económicos y familiares, ofreciéndoles entre 10.000 y 20.000 euros por transportar cantidades de entre uno y tres kilos de droga.
La investigación empezó a finales del verano pasado cuando la banda intentó corromper a un guardia civil ofreciéndole dinero a cambio de colaborar con ellos facilitándoles la entrada de la droga. Esto ha permitido desmantelar la organización de narcotraficantes "más grande" que operaba en El Prat porque hasta ahora sólo habían arrestado a traficantes aislados.
La Guardia Civil desmanteló también tres puntos de venta de droga a los que abastecía esta organización, dos en Barcelona y uno en L'Hospitalet de Llobregat, donde "mezclaban la droga" con sustancias de corte.