Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ángel del Chapecoense: el niño fantasma que ayudó, guió y desapareció

Un niño fue faro y señal para los cuerpos de rescate que, en mitad de la selva colombiana, corrían contra el tiempo para poder encontrar con vida a los supervivientes de la tragedia de avión del Chapecoense. Gracias a él encontraron a seis personas vivas y también gracias a su advertencia escogieron una ruta más rápida para trasladarlos. Pero nada más se pudo saber sobre ese niño fantasma que no ha vuelto a aparecer. La gente de los alrededores no tiene noticia de este joven... ¿Un caso más del tercer hombre? ¿Un ángel de la guarda?


Un niño solo, por la noche, en la selva más abrupta, dirige a los equipos de seguridad hasta un lugar concreto en el que están los pasajeros vivos del accidente de avión del equipo de fútbol Chapecoense. Esas indicaciones fueron decisivas para hallar, por ejemplo, a Alan Ruschel, que salvó su vida. No hay poblaciones cercanas al lugar del desastre y no parece que el niño esté nervioso o asustado por haber presenciado los instantes después del accidente, cuando aún estaban los cuerpos de los fallecidos amarrados a los cinturones de seguridad. Los lugareños no conocen a ningún niño descrito como este y la policía asevera que parecía conocer en todo momento el lugar exacto del avión.

El niño les ayuda incluso a corregir el rumbo que pretendían seguir los equipos de emergencia, que declararon que ese cambio fue vital para salvar la vida de los supervivientes. Pero no es el único caso de 'terceros hombres', o ángeles de la guarda que, en un momento crítico, han acompañado a quienes se debatían entre la vida y la muerte. Es el caso de Aron Ralston, que en 2003 quedó atrapado durante cinco días en un barranco de Utah, en Estados Unidos. El alpinista vio, mientras afrontaba la idea de la muerte, a un pequeño niño de unos tres años con un polo rojo que se acercaba a él por el barranco. Inmediatamente lo identificó como su futuro hijo, y eso le dio las fuerzas necesarias para amputarse su propio brazo derecho, que había quedado aplastado por una roca de 500 kilos. 

Además, vielve a ver los vídeos del programa de esta semana en nuestra videogalería.