Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La clonación humana, ¿avance o peligro?

Con este avance se abren multitud de vías para poder luchar contra enfermedades, para regenerar tejidos o para realizar autotrasplantes de órganos dañados. Este gran paso llevado a cabo por científicos estadounidenses de la prestigiosa OHSU (Oregon Health & Science University), mediante transferencia nuclear genera un nuevo panorama a nivel mundial en el que de nuevo se enfrentan ciencia y ética.

Esta semana en 'Cuarto Milenio' analizamos la clonación humana. Para ello hemos contado con la inestimable compañía del Doctor Nicolás Jouvé (Catedrático de Genética en la Universidad de Alcalá), de Jorge Cuadros (Embriólogo clínico, director laboratorio Fiv Madrid), de Enrique De Vicente (Director de la revista ‘Año Cero’) y de José Manuel Nieves (Director del área de ciencia de ABC).
Para el Doctor Nicolás Jouvé, tiene de los dos componentes: "Para mí la amenaza existe en el sentido que se está jugando a crear vidas humanas. De aquí al paso de crear una vida que siga adelante, como la oveja dolly, prácticamente no hay nada. Estamos muy cerca de la clonación. Los intentos que se han hecho en primates han llegado a un estadio bastante avanzado de desarrollo. Caprichos, dinero o los intereses. Alguien que se empeñe y ponga los medios para que se logre”.

Pero, ¿habrá en algún lugar sin ningún tipo de restricción ética, intentos de clonación humana? ¿Podría ser bueno que haya clones humanos? Para Jorge Cuadros, la respuesta está clara: “Es un avance muy importante par la ciencia y para la medicina regenerativa. No hay que tener tanto miedo. La clonación reproductiva de humanos es todavía ciencia ficción”.
Por otro lado, se está hablando mucho de la conspiración, posibilidades y oscuridades en torno a este asunto: “Creo en la teoría de la conspiración porque hay razones para creer en ella. Hay una campaña organizada de prensa y relaciones públicas para promover intereses económicos basados en la patente de genes. Más allá de esto, creo que este tipo de descubrimientos como otros muchos propios de la revolución biológica son un indudable avance científico”, ha declarado Enrique de Vicente.
Por su parte, José Manuel Nieves, tiene su propia versión: “A parte de querer, hay que poder. No me cabe la menor duda de que habrá laboratorios, lugares e intereses que quieran hacer  no sólo una clonación terapéutica si no una clonación también reproductiva, pero de que quieran a que puedan va una larga distancia. Los resultados de obtener un ser entero, viable y que no se muera a los tres años víctima de malformaciones son limitados.