Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuarto Milenio se adentra en 'Los 200 muertos del Everest'

Las sobrecogedoras historias de los más de 200 alpinistas que se dejaron la vida tratando de subir a la cumbre más alta del mundo. Algunos de los cuerpos siguen allí en la llamada ‘zona muerta’, antesala de la cumbre, congelados tal cual sucumbieron otros en cambio no han aparecido.

Historias reales que se funden con la leyenda y que hablan de supuestas visiones antes de la muerte. Una zona trufada de cadáveres  cada uno de los cuales esconde una historia. “No son muñecos, no es el material macabro de una película… son seres humanos detenidos en el techo del mundo. Algunos parecen saludarnos, atrapados en su perpetua prisión de hielo. Otros siguen colgados de los arneses, como si el tiempo se hubiera detenido para siempre. Son hitos que asustan a los que se adentran en la llamada ‘Zona Muerte’. Ellos son los 'Los 200 muertos del Everest'”, presentaba Iker Jiménez mientras se visualizaban las imágenes de los cuerpos sin vida en el Everest.
'La zona de la muerte'
“La cara sur del Everest, es la ruta de ascensión de normal, la primera que siguieron la expedición británica de 1953. A partir de 7.300 metros, es lo que se denomina la zona de la muerte. El problema del Everest es el problema de la altitud, la ‘zona de la muerte’ es cuando te empieza a faltar oxígeno vital. Sin botellas de oxígeno y sin hacer esfuerzo físico, la supervivencia se limita a horas”, asegura el alpinista Sebas Álvaro, gran conocedor de la zona,
Cadáveres sin identificar
Muchos de los cuerpos que yacen en el Everest no han sido identificados. Se calcula que atacando la cima del Everest han muerto más 200 escaladores, 150 nunca se han encontrado y los accesos a la cima están plagados de cadáveres visibles que han quedado al aire en el punto exacto donde cayeron.