Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El palacio de los gritos, en 'Cuarto Milenio'

El palacio de los duques de Fernán-Núñez, en el corazón de Córdoba, está rodeado de misterio y ocultismo. Alaridos, visiones fantasmales de niños y movimientos de objetos conviven diariamente con los trabajadores del edificio. Incluso, durante la grabación de este reportaje, se pudieron grabar movimientos de puertas y audios de tremendos golpes. Pasadizos ocultos y relación con el diablo: 'Cuarto Milenio' entra en el palacio de los gritos.

El palacio de Fernán-Núñez, en Córdoba, fue erigido por Carlos José Gutiérrez de los Ríos, pionero de la Ilustración española, amante de lo esotérico y lo misterioso, viajero incansable y curioso. Fue el sexto conde de Fernán-Núñez. El palacio siempre ha estado vinculado al misterio y los propios trabajadores del que es a día de hoy un edificio municipal atestiguan haber visto a un niño con ropa de otra época mirando hacia la ventana, con expresión seria. También las visitas que el palacio recibe son sensibles a lo que sea que anida en su interior: al escuchar gritos provenientes de la alcoba de la duquesa, el grupo salió despavorido. En el interior se han celebrado ritos satánicos, y estas actividades están estrechamente relacionadas con el ducado de Fernán-Núñez: la única figura dedicada al ángel caído en España, en el parque del Retiro, fue mandada construir por el tercer duque.
Un equipo de 'Cuarto Milenio', capitaneado por Nacho Ares, se desplazó a Córdoba para vivir en primera persona las experiencias que relatan los trabajadores y, de forma increíble, una de las pesadas ventanas del edificio no paraba de abrirse durante la grabación del reportaje, a pesar de que no existía corriente alguna para moverla. La misma ventana, precisamente, en la que algunas personas afirman haber visto a un niño mirando hacia la calle.
El tercer conde de Fernán-Núñez patrocinaba además viajes y expediciones a lugares tan esotéricos como Stonehenge. Tuvo varios hijos, varios de ellos nacidos fuera del matrimonio y se dice que una de las niñas murió muy joven y fue enterrada dentro del palacio, aunque a día de hoy los restos están desaparecidos. Además, vuelve a ver lo mejor del programa de este domingo en nuestra videogalería.