Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Callejeros' aborda el drama de los niños desnutridos y el despilfarro de alimentos

Ocho millones de toneladas de alimentos se tiran al añocuatro.com

Ocho millones de personas pasan hambre, ocho millones de toneladas de comida se desechan al año, miles de niños están malnutridos. No hace falta mirar más allá de nuestras fronteras: esta es la situación que afecta a miles de familias sin recursos en España. ¿Qué está pasando en nuestra sociedad? ¿Cómo puede haber comida en los contenedores mientras hay personas que no tienen qué comer? La gravedad de este problema ha hecho que Cuatro denuncie esta situación en una edición especial de “Callejeros, Hambre en España”, formada por tres reportajes: “Niños con hambre” y “La comida no se tira” (viernes 25 octubre, a partir de las 23:45h) y “¡Qué despilfarro!” (viernes 1 noviembre, 23:45h).

Según UNICEF, el 6% de los niños españoles están malnutridos. “Estamos viviendo situaciones que hasta ahora sólo pasaban en países del Tercer Mundo”, explica una trabajadora de una ONG alojada en una parroquia de Madrid. Y es que el menú diario de un niño bien alimentado debe incluir fruta, verdura, lácteos y carne o pescado. Si no se cumple, las consecuencias pueden ser graves. Ante este panorama, la Junta de Andalucía ha decidido repartir bolsas de desayuno y merienda en los colegios a niños de familias sin recurso.
“La comida no se tira”: “Callejeros”, con los ‘rebuscadores de basura’
España desperdicia 7,7 millones de toneladas de comida cada año. Algunos supermercados, conscientes del despilfarro, prefieren donar los productos que están a punto de caducar a los Bancos de Alimentos. Otros centros comerciales siguen tirando comida a los contenedores.
En “La comida no se tira”, “Callejeros” sigue a los que se les conoce como ‘rebuscadores de basura’, personas sin recursos que se encuentran a la espera de que cierren los supermercados para abrir sus cubos de basura y aprovechar lo que otros tiran.
 “¡Qué despilfarro!” : el mayor desperdicio se produce en nuestros hogares
En “¡Qué despilfarro!”, el programa habla con Manuel Bruscas, consultor social experto en despilfarro alimentario. “Lo que está claro es que los consumidores somos quienes decidimos en la cadena alimentaria”, señala Bruscas. El reportaje muestra, además, cómo el mayor desperdicio se produce en nuestros hogares: compramos más de lo que necesitamos, no conservamos bien los alimentos, cocinamos más de lo que vamos a comer o nos olvidamos de que los hemos puesto al fondo de la nevera o la estantería.
“Me pongo enferma cuando pienso en los padres y madres que cada mañana tienen que rellenar con agua los vasos de leche de sus hijos para el desayuno. Este es el verdadero drama, que una gran cantidad de familias de nuestro país, nuestros vecinos, amigos o compañeros de trabajo están pasando situaciones intolerables”, asegura Carolina Cubillo, productora ejecutiva de “Callejeros” y responsable de estos reportajes especiales.
Según la Unión Europea, España es uno de los países que más comida desperdicia: un total de 11.000 millones de euros que van directos al cubo de la basura, una cifra que serviría para alimentar durante años a todas las familias necesitadas de nuestro país. Una situación que se intenta paliar gracias a “la grandísima y admirable labor que están haciendo pequeñas asociaciones de vecinos, Cruz Roja, Banco de Alimentos, Cáritas, etc… Están sustituyendo como pueden una responsabilidad que pertenece a las administraciones que deben organizar las ayudas puntuales y el cambio social a medio y largo plazo”, concluye Cubillo.
De ahí que Cuatro alce la voz y denuncie, a través de estos reportajes, la situación de malnutrición de miles de niños, cómo la gente acude a los contenedores para buscar alimentos y cómo restaurantes y grandes superficies despilfarran comida e incluso en algunos casos no dudan en rociarla con lejía para que nadie la pueda aprovechar. Pero también critica nuestra forma de despilfarrar al no saber comprar, ni aprovechar, ni conservar los productos lo que no ayuda a paliar esta situación.