Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

“Que viva la España mágica, pero sin tanto caradura”

Dentro de unos días, en un pueblo de Galicia muchas personas se van a vestir con mortajas, con extraños atuendos, y van a hacer el camino de la Santa Compaña. Muchos sociólogos dicen que la Santa Compaña desapareció cuando llegó la luz eléctrica. Sabemos que no es verdad porque hasta hace poco, los testimonios han seguido. Yo he entrevistado en persona a individuos del máximo prestigio que observaron algo como flamígero, que les pareció que era el mito o la verdad de esa especie de hilera de ánimas errantes. Pero lo curioso es que lo que va a pasar en este pueblo en Galicia, está envuelto de un revival de la España mágica. Es una actividad más, que se le habrá ocurrido a alguien muy inteligente. Es una de las muchas actividades que están implementando el sentido de la España del patrimonio inmaterial.
Cuando un tema vende y tiene éxito, ocurre lo de siempre, la cara y la cruz. La cara es esto. Mi amigo Luis Rodríguez con sus rutas en Toledo por ejemplo, que yo creo que son de las rutas más seguidas en toda Castilla La Mancha, pero tengo muchos amigos que enseñan su ciudad, su entorno, con la clave del misterio. Me parece fantástico. Luego está la otra cara, como no. El misterio… ¡vaya tarta! Somos muy así en este país. Parece que el público ahora quiere bastante el misterio, la ruta alternativa. Ni yo, ni ‘Cuarto Milenio’ hacemos ningún tipo de ruta, quiero que lo tengan claro. Quiero que lo tengan claro porque mucho jeta va diciendo que es de ‘Cuarto Milenio’, colaborador del programa, nos ha pasado por desgracia que acudan a sitios personas hasta con carnets, que no hay carnets en ‘Cuarto Milenio’, ustedes ya saben quiénes somos, haciéndose pasar por el programa. Es parte de esa picaresca terrible que tenemos en España y que nos hace mucha gracia, a mí no me hace ninguna gracia.
Luego hay rutas donde se prometen experiencias paranormales. Oigan, allá cada cual. Miren que nos cuesta a nosotros, con los medios que tenemos, encontrar algo que pueda tildarse de paranormal. Pues hay un montón de rutas, que no solo te prometen enseñar monumentos, contar historias…, sino que encima tienes un momento donde ya vas a vivir lo paranormal a cambio de X euros. Cada uno es libre, pero sólo les digo que nosotros no tenemos nada que ver. Carmen y yo jamás hemos hecho un viaje organizado porque siempre nos dio la impresión de que era una responsabilidad muy grande, que pueden pasar muchas cosas en sitios abandonados y que uno tiene que ser responsable de lo que hace.
Nuestra ruta son las expos, que es material concreto de un artesano como Juan Villa, y lo que Carmen y yo podemos hacer en la noche del misterio y vivirlo como lo estamos haciendo. Seguro que muchas personas de ‘Cuarto Milenio’ podrían ser grandísimos guías de lugares y me parece fantástico, pero ojo, también se van a encontrar eso.
Mi consejo es, por favor, nosotros somos un programa de televisión, hacemos nuestra exposición y no hacemos estas rutas de momento. Ni podemos prometerles a ustedes que por X euros ustedes van a vivir lo paranormal. Pero de ustedes depende y son libres para hacer lo que quieran. No se dejen engañar.