Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: 'Operación Bélmez 2'

Hemos pasado cuatro horas intensas. Parece una locura dedicar cuatro horas a un asunto monográfico y sobre todo porque parece que hoy en día tiene que ser todo tan rápido, tan inmediato... Sin embargo, mi misión y la de todo el equipo era fijar en la memoria colectiva las caras de Bélmez. Es verdad que ustedes han notado cosas en estos programas que no son habituales. Ustedes habrán sentido nuestra implicación personal, en concreto la implicación de Carmen y la mía, que era muy superior a un análisis puramente periodístico. Eso, a veces, hace cometer ciertas exageraciones o no, pero haciendo un análisis sobre lo que hemos emitido creo que si algo tenía la 'Operación Bélmez' era autenticidad.
La autenticidad es un enigma porque sobrepasa la pantalla, tiene algo que no es medible. Con Bélmez estábamos tan comprometidos, tan hilados a su propia historia, tan deseosos de que no fuera un fraude... Les daré mi palabra de que hasta los últimos instantes yo no supe el resultado. En esa incertidumbre pensé y reflexioné sobre muchas cosas, sobre el mensaje profundo de estas caras. Lo que hemos hecho esta noche es una idea, una posibilidad. Yo tenía solo una misión: fraude o no, verdad o mentira. Creo que evidentemente es verdad.
Para todos aquellos enemigos del misterio, del alma quijotesca o de la fantasía, les diré que guardo mis ases en la manga y que espero reacciones y polémicas, porque eso significará que el tema está vivo.Nunca llegaremos a saber cuál es el mensaje profundo de este misterio. ¿Qué quieren decirnos? Habría que hacer otro tipo de investigaciones. El desafío era tan grande que nos metimos en cuerpo y alma. Hubo una forma de engañar a un país, hubo una información falsa y, Bélmez nos enseña que todo esto de la corrupción, del engaño a la gente, de los poderes que nos manejan existe desde siempre. Solamente demostrar que eso ocurre ya sería un hito periodístico.
Para mí es un hito personal y dudo mucho que podamos volver hacer algo parecido porque hay pocos temas parecidos a Bélmez. Necesitaríamos un hallazgo impresionante. Habitualmente el misterio se escapa entre nuestros dedos. Mi impresión es que hemos llegado en el último momento, cuando esas caras se despiden. La demostración científica que hicimos nunca se había hecho en un tema de misterio y, lo más importante, ha sido que se ha convertido en el tema más hablado de España y se ha convertido en ‘Trending Topic Mundial’, uno de los diez temas más hablados del mundo. Yo soy de los que en la vida se van a jubilar porque este oficio es una forma de ser y de vivir.
Después de un programa así uno siente que después de muchas batallas y penurias ha merecido muchísimo la pena. Me siento un Quijote encabezando un equipo que ha realizado una labor didáctica para demostrar que nos habían engañado y esto era un misterio. Creo que esas caras, sea cuál sea su naturaleza profunda y no fraudulenta, deben sentirse contentas, y eso que expresan un mundo oscuro. Pocos trabajos me han podido satisfacer más en mi vida profesional. Nunca olvidaremos lo que hemos hecho por este fenómeno y seguiré investigando. Queremos llegar hasta excavar en esa profundidad silenciosa de Bélmez.