Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: 'El principito'

Hace un par de semanas ocurrió algo muy interesante que ha dado varias vueltas porque creo que es motivo de reflexión. A mí me ha hecho mucha ilusión. Es una pequeña historia que ocurre en el rápido mundo de las redes sociales y la comunicación, por lo que pasará al olvido. Pero yo no lo voy a olvidar. Es uno de los momentos que para mí han sido de esplendor porque ustedes saben que había una sección muy personal y nada convencional. Pero nos esforzamos en que esto siga teniendo este tipo de discursos y de vez en cuando insertamos la biblioteca del alma para que muchos se congratulen y otros tantos me aborrezcan. Porque no es normal hablar de libros en televisión a estas horas de máxima competencia en la que estamos. Hablar de libros antiguos que no son novedad ni son bestsellers. Tienen el único argumento de que a mí me enseñaron algo y yo intento que a alguien más le puedan aportar esa apertura de miras.
A mí me embrujaron algunos libros y yo quiero que otros sean embrujados por ellos también. Y si no son esos libros, y esos conducen a otros pues mejor. Hace dos semanas pasó algo que hila perfectamente con el mundo de lo dinámico y lo constante con el mundo arcaico y antiguo como puede ser la biblioteca del alma. Les hablaba de un libro muy especial que yo volví a releer y que me emocionó profundamente. Es 'El principito'. A mí me llega la información de que 'El principito' se convirtió la noche del domingo de hace dos semanas en trending topic. El mensaje de ese libro tiene que ser diferente por necesidad, porque es un libro y porque se escribió hace prácticamente 70 años. Cuenta muchas cosas que hay gente que cree que son de niños porque es un libro con dibujitos y habla de un niño que es extraterrestre. Cuenta una serie de moralejas y habla del destierro del mundo de los niños y de cómo tenemos que recuperarlo. Todo eso no encaja para nada con el dinamismo y la rapidez. Pero 1.400.000 personas estuvieron hablando de ese libro. En siete minutos y medio se produjo ese milagro para mí: que un libro que expresa esto se cuele ahí.
Hilo todo esto con la cantidad de información que tenemos ya de lo que son las redes sociales. Muchas personas pueden pensar que muchos de los comentarios que se vierten sobre 'Cuarto Milenio' o sobre mí pueden ser de crítica, risa o mofa. Pero el 80% de comentarios son positivos. Fue Paolo Vasile el que me mandó el primer informe donde aparecían estos datos. Resulta que 'Cuarto Milenio', por los temas que toca, podría tener comentarios negativos. La televisión ya se ve a través de muchos medios y se comenta al mismo tiempo y muchas personas investigan por su cuenta. Eso es maravilloso y es lo que quiere la biblioteca del alma. No es que leas un libro en concreto sino que puedas tener una idea a favor o en contra y buscar por tu cuenta.
Un libro que no es novedad por nada se ponga ahí es una auténtica victoria para mí. Significa que tenemos gracias a ustedes la posibilidad de comentar cosas. Cosas que no son superfluas y que pueden enseñar otras cosas hermosas. Hace poco recibí una carta de una profesora de Zaragoza que me decía que todo el alumnado del instituto veía el programa. Me pidió que por favor lanzara un mensaje de entusiasmo y empeño para que los jóvenes estudien y se formen. Yo no fui muy buen estudiante pero jamás he perdido es el entusiasmo y la pasión por aprender. Me he dado cuenta con este ejemplo de 'El principito' que esa es la única forma que tenemos de llegar a la gente joven. Porque de esos 1.400.000 tuits en el tiempo de 'El principito' estoy seguro de que la mayoría eran de jóvenes que hicieron suyo el mensaje. No los obligó nadie. Estoy realmente orgulloso no de lo que yo hice en la biblioteca del alma sino de la respuesta. Estos minutos son para agradecerlo y ojalá motivemos muchas más cosas. Ustedes y nosotros creo que siempre navegamos a contracorriente, y que así sea.
Hasta dentro de siete días amigos...