Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: Perdiendo la fe en el ser humano

Estos últimos minutos los voy a dedicar a un comentario que para mí es potente, es crudo, es duro. Me ha afectado personalmente. Como quiero ser muy sincero con todos ustedes desde que les doy la tabarra con estos comentarios, desde 2007 más o menos. A veces no somos de hierro y las cosas nos impactan durísimamente. Es más, una pregunta muy básica es "cuál es el sitio dónde peor te has encontrado". Habitualmente es el que más miedo te ha dado. Y como a veces digo, el periodista o el curioso espera un sitio tremendo o como de película, donde ocurre de todo. Yo les diré a estas personas que el peor sitio lo he visitado hace muy poco. Para mí fue como un viaje al infierno. A un infierno difícil de superar. Estoy haciendo un esfuerzo personal por ser muy consciente de la misión que tengo.
Hace unos días, los informativos ponen una serie de filmaciones y de cuestiones muy rápidas y, por desgracia, muy dramáticas. Nos estamos acostumbrando a contemplar que lo que pasa en el mundo es todo dramático. Hombre, si se coge todo lo dramático, pues será dramático. Era una filmación donde unas chicas pegaban a otra chica en Sabadell. Yo no soy desconocedor de que esas cosas ocurren y de que en la red hay ese tipo de cosas. Buscando información periodística para darme cuenta de lo que está ocurriendo, me precipité en el infierno. Es como el viaje iniciático. Durante una noche, prácticamente sin poder dormir porque alucinaba, no podía entenderlo, les aseguro que perdí mi fe en el ser humano de un plumazo. No podía entender que hubiese decapitaciones, asesinatos, linchamientos, vejaciones, apaleamientos, quema de personas, grabadas reales, en vivo. Al acceso de cualquiera con tres clics. Muchos estarán pensando "muchos paladines de cierta libertad" y tampoco entiendo muy bien la libertad para eso. Dirán "es que tiene que haber libertad para todo". Es como si hace 30 años me dicen que en el kiosco hay una revista gratuita donde hay decapitaciones, violaciones, vejaciones, amputaciones a niños, y que se vende gratis. Fantástico.
Yo lo vi durante horas alucinado, como el que viaja al infierno. Muy triste porque una vez en su camino, pretende olvidarse de que el ser humano es una especie nociva en muchas ocasiones. Hay muy pocos genios y muy poca gente brillante y luminosa. Y mucha gente nociva. Yo no sé qué enriquecimiento puede haber. Si es para denuncia vale, pero no veía eso. Veía grandes servidores, webs, donde con incluso sonrisa se daban estas filmaciones una tras otra. Siempre ha habido auténtica escoria que parece que disfruta con el mal ajeno. Siempre ha habido y siempre habrá. Pero ¿qué efecto tiene eso en la mente de la gente joven? ¿Qué efecto tiene la visión durante horas de amputaciones, vejaciones, violaciones, pongan todo lo que quieran. Como yo he visto. Ahora la muerte no hace falta ni pagarla, está ahí, entre risas. Hay gente que graba pero no para pedir auxilio. En vez de llamar a la policía graban, porque hay que grabarlo. ¿Qué ejemplo del ser humano es este? Los apaleamientos de niños eso es pecata minuta comparado con lo que se ve.
Evidentemente hay muchas cuestiones marginales que tienen que ver con las bandas. Pero a parte del dolor que sentí por este ser humano, que a veces se comporta de la forma más asquerosa que hay en la naturaleza, también sentí un enorme dolor por cómo es posible que el sistema amparándose en la libertad permita esto. ¿Cómo hay gente que disfruta de eso? Y nadie hace nada. Yo no estoy pidiendo censura para internet, pero no me parece normal que no haya ningún tipo de filtro para que un niño de 10 años esté viendo esas imágenes. Y eso no lo saben los que se ríen y los que ganan dinero. Eso lo saben los especialistas, psiquiatras y psicólogos. El peso brutal que sobre su vida, su moral y sobre su espíritu van a tener esas imágenes. Si les parece sano y libre que personas ya no vean pornografía, sino que vean la muerte. Está produciendo una insebilización del ser humano ante el mal que es increíble. ¿Esto a quién le interesa? Porque cuando hay que poner leyes y protestar todo el mundo lo hace. Pero yo no veo a nadie protestar por esto. ¿No le importa a nadie el futuro de la gente y de los niños? Les parece muy normal que se vean estas cosas constantemente. Tiene que haber libertad, pero ¿es normal esto que está pasando? Nunca en la historia de la humanidad alguien en su casa tuvo acceso libre a imágenes absolutamente perturbadoras. Que pueden deformarle su sentido del afecto, del amor y de la convivencia. Les diré que en ese viaje terrible yo perdí la fe en el ser humano. Dije ¿sirve para algo lo que yo hago, comento y mi intento de enamorar a la gente por la búsqueda? Cuando después a esta misma hora millones de personas se regodean con eso. La única esperanza es que sean grupos muy marginales. Pero no lo sé. Hay más bondad porque yo he ayudado en internet a salvar la vida de una niña. La gente en internet es capaz de hacer cosas maravillosas. ¿Serán la mayoría respecto a este mundo oscuro? ¿Y no es la batalla de la luz y la sombra absolutamente desbordada? Hay que proteger a nuestros jóvenes. Porque la curiosidad del joven le va a hacer observar, como haríamos cualquiera. Pero ¿estamos ayudándole a su salud? Yo no veo a un solo político y a nadie que diga algo de esto. A nadie. Y eso también me sorprende. ¿Le interés al sistema que seamos cada vez más burros e insensibles ante el dolor?
Yo perdí la fe en el ser humano. He hablado con amigos que trabajan en institutos y que la gente es mucho más maravillosa de lo que yo creía hace unos días. Me dicen que la gente joven aún es capaz de emocionarse con una poesía y de hacer buenas cosas. Y quizá vean esas imágenes, al igual que yo, como algo terrorífico. Espero pensar que es así. Pero la cantidad de bolsas de basura humana que están invadiéndonos es como para pensárselo muy seriamente. Hay que tomar partido. ¿Convenceremos a más gente? La luz es el único camino, porque la sombra lo invade prácticamente todo a nivel global. Intentaré seguir recuperando la fe en el ser humano. Hasta dentro de siete días amigos....